¿Una aplicación móvil pueden enseñarle algo a los niños?

ID-10063603

¿Puede una aplicación móvil realmente enseñar al bebé a encontrar su nariz? ¿O aprender a reconocer las letras y los números? No, según un grupo de defensa que presentó una denuncia este mes ante la Comisión Federal de Comercio alegando que dos desarrolladores de aplicaciones populares de bebé – Fisher-Price Inc. y Open Solutions– están tratando de engañar a los padres para que piensen que sus juegos en línea hacen bebés y niños pequeños más inteligentes.

La Campaña para una Niñez Libre de Comerciales, un grupo de Boston cuyas denuncias contra los videos “Baby Einstein”  permitieron eventualmente a los consumidores de todo el país solicitar reembolsos, insta a los investigadores federales para examinar las prácticas de comercialización de las aplicaciones móviles “Reír & Aprender” de Fisher-Price y los juegos de Open Solutions,  como “Baby Hear and Read” y “Baby First Puzzle.”

Es la primera denuncia de la campaña contra la industria de aplicaciones móviles como parte de su esfuerzo más amplio para lograr empresas responsables en el  mercado de tecnología para los niños muy pequeños y sus padres.

“Todo lo que sabemos sobre las investigaciones sobre el  cerebro y el desarrollo del  niño están  lejos de usar  pantallas para educar a los bebés,” dijo Susan Linn, directora del grupo. “La investigación muestra que las máquinas y las pantallas de los medios son realmente una manera muy ineficaz de enseñar el lenguaje a un  bebé. Lo que los bebés necesitan para el desarrollo saludable del cerebro es juego activo, juego creativo manual e interacción cara a cara”.

El grupo de Linn alega que las empresas violan las leyes de la verdad en la publicidad cuando dicen que “enseñan” habilidades a los bebés. Por ejemplo, Fisher-Price de East Aurora, Nueva York, afirma que sus App  Laugh & Learn “Where´s Puppy´s Nose” pueden enseñar a un bebé sobre las partes del cuerpo y el lenguaje, mientras que su App “Learning Letters Puppy” educa a los bebés en el alfabeto y a contar hasta 10. Open Solutions, un desarrollador con sede en Bratislava, Eslovaquia, dice que sus aplicaciones móviles ofrecen “una forma nueva e innovadora para la educación” al permitir a los bebés “practicar lógica y habilidades motoras.”

En un comunicado proporcionado a The Associated Press, Open Solutions dice que está de acuerdo  que la electrónica no es un sustituto para la interacción humana. También señaló los muchos comentarios positivos hechos por sus clientes.

“Nosotros tampoco decimos: “consiga ese juego y enseñe a su hijo todo’”, escribió la compañía. “Suponemos que el niño está jugando el juego con los padres/hermana/niñera. Creemos que tenemos aplicaciones que pueden ayudar a los padres con bebés, así como tener bebés entretenidos o ayudarlos a ver cosas nuevas, animales, escuchar sus sonidos, etc.”.

Fisher-Price, contactado por teléfono y correo electrónico, no proporcionó comentarios.

Según el Pew Internet y American Life Project, más de la mitad de los adultos estadounidenses poseen un smartphone mientras que aproximadamente un tercio de los adultos poseen una tablet. Con el número de dispositivos móviles en alza, las aplicaciones de software para móviles se han convertido en un  negocio lucrativo. Incluso aplicaciones que se descargan de forma gratuita a menudo recopila la información personal de un consumidor que luego puede ser vendida a los comercializadores.

La mayoría de las aplicaciones de Fisher-Price, por ejemplo, es gratis, pero advierte en sus políticas de privacidad que “terceras partes” puede recoger información sobre el dispositivo de una persona para fines de un posible marketing.

La Ley Federal dice que la publicidad no puede engañar a los consumidores y, en algunos casos, debe estar respaldada por pruebas científicas.  En 2012, la FTC –entidad que hace cumplir las leyes de la verdad en la publicidad – concordó  con la Campaña para una Niñez Libre de Comerciales que el desarrollador “Your Baby Can Read” (“Su bebé puede leer” ) mintió cuando prometió a los consumidores que podrían enseñar a leer a bebés tan pequeños como de 9 meses. Ese negocio fue cerrado después de que la FTC le impuso una multa de $185 millones.

En 2006, el Grupo pidió a la FTC prohibir a los creadores de videos Baby Einstein y Brainy Baby hacer publicidad sobre sus beneficios educativos. Eventualmente, la FTC se negó a actuar después de que las empresas, propiedad de Walt Disney Co., acordaron eliminar algunas promesas de marketing de sus paquetes y retiró testimonios que afirmaban los beneficios educativos. Después que la Campaña para una Niñez Libre de Comerciales alentó a un grupo de abogados para presentar una demanda colectiva, Disney comenzó a ofrecer reembolsos en efectivo por los videos adquiridos.

Linn dijo que su organización tenía como objetivo a  a Fisher-Price y Open Solutions  porque sus apps para bebés estaban entre los más populares y porque representaban una tendencia global de prácticas de mercadeo engañosas por los desarrolladores de aplicaciones, tanto grandes como pequeñas.

La Academia Americana de Pediatría desaconseja cualquier tiempo con pantallas electrónicas para bebés y niños pequeños menores de 2, mientras que los niños mayores deben limitarse a una a dos horas al día. Cita un estudio que concluyó que los videos infantiles pueden retrasar el desarrollo del lenguaje y advierte que no hay estudios que  documenten un beneficio si es que se ven tempranamente.

Fuente: Techland, de Time.com

Foto: www.freedigitalphotos.net

1 comentario en «¿Una aplicación móvil pueden enseñarle algo a los niños?»

Los comentarios están cerrados.