El Día de la Mamá…Oca

día de la madre

Ser madre es… todo lo que se nos pueda ocurrir. Internet y las redes sociales están plagados de definiciones sobre esta importante labor. Las leemos y nos emocionamos un poco y ponemos “compartir”. Algunos no lo hacen porque la  experiencia que tuvieron con su madre no vale ni un solo “like”.

Y es que, sea lo que sea,  ser madre es algo único para cada mujer, aunque seamos muchas las madres y con cada una haya una definición personal y exclusiva sobre esta importante tarea. De hecho, si queremos ponerle significado a esta palabra, seguramente encontraremos tantas como madres hay en el mundo.

Hace varios días que le doy vuelta a qué voy a escribir en mi blog a propósito del Día de la Madre que, aquí donde vivo, es el segundo domingo de mayo. Y siempre que busco algo diferente y especial para escribir sobre este día caigo en los mismos conceptos y sentimientos de todos los años: la importancia de este “cargo” auto impuesto, la responsabilidad que éste conlleva porque si hacemos mal el trabajo no estamos malogrando balances en Excel sino a personas de verdad, los miedos, las dudas, las culpas, los agotamientos, las alegrías, los orgullos, las risas, las penas, los conflictos, disyuntivas, apasionamientos y todo eso que cada una, en lo más profundo y superficial de nuestro ser, sentimos desde el día que nos dicen que tenemos un bebé en la panza.

El Día de la Madre al estilo de La Mamá Oca

Escucharemos nuevamente que el Día de las Madre es todos los días. Que el Día de la Madre, como tal, es un tema comercial. Que no hay que engreír a las mamás solo en el Día de la Madre, sino todos los días. Y sí. Ser madre no es sólo un día y sí, esta celebración es un tema comercial.

Y como no quiero repetir lo de siempre y lo de todos, decidí que este año sólo voy a compartir cómo sueño pasar el Día de la Madre.

  1. Me voy a levantar a la hora que quiera.
  2. Voy a recibir el regalo que me tengan preparado.
  3. Voy a ir a Misa.
  4. Voy a almorzar un pedazo de pizza viendo tele porque no pienso:
  • Hacer cola en ningún restaurante ni comer fatal ni que me atiendan pésimo sólo porque es Día de la Madre y todo colapsa.
  • Poner ni media mesa, lavar ni medio plato, preocuparme por absolutamente nada que no sea por esta madre que llevo dentro.
  • Voy a estar con mis hijos pero les diré, si me provoca, que no pienso jugar todo el día a lo que ellos quieren. Qué vivan los videos sin límites si es que eso me va a dejar descansar (ojalá me funcione porque vengo ya varios años con la coincidencia de que uno de mis hijos se enferma justo en ese día así que no me queda otra que ser madre el Día de la Madre).

5. En la tardecita voy a ver a mi suegra para tomar lonchecito relajadas. Mi mamá comerá pizza a la hora del almuerzo.

Y como ya les comenté en Navidad, hay que hacer de estas fiestas algo relajado, feliz y que se centré en lo verdaderamente importante. Hay 364 días restantes para ir a nuestro restaurante preferido sin que nos aplasten, para comprarnos la chompa que nos gusta (y seguramente más barata) y para estar con todas las demás mamis del mundo. Ser madre es una tarea de todos los días, no hagamos del más especial el más complicado y estresante.

¡Feliz día a todas las mamás que quieren educar seres humanos felices!

La Mamá Oca

Día de la madre: 5 regalos para mamá de parte de papá

ID-10097441

Pese a que el clásico desayuno en la cama nunca falla en el Día de la Madre, aquí tienes otras cinco opciones para regalarle a la madre de tus hijos. Estos de verdad son regalos que le traerán felicidad a largo plazo.

1. Mañanas sin estrés. El estrés es uno de los enemigos de mamá y este ocurre sobre todo en los momentos de transición, como en las mañanas, cuando todos se están arreglando para salir de casa. ¿Cómo disminuirlo?

Aunque parezca contradictorio, una estrategia que ha demostrado eficacia es cederle más autoridad a los hijos. Crea una lista de cosas que deben realizar por la mañana, y haz que los niños sean los responsables. Obviamente, con niños pequeños las responsabilidades son menores. Si tienes una familia grande, los hijos pueden turnarse para ser el ‘líder de la mañana’ y ser el que supervise que sus hermanos cumplan con sus deberes. Además de reducir el estrés mañanero para mamá, permites que tus hijos se vuelvan más independientes.

2. Menos peleas entre los hijos: De acuerdo a unos estudios de la Universidad de Pensilvania, los hermanos entre 3 y 7 años pelean hasta 10 minutos por cada hora. Esto le trae mucho estrés a mamá.

Puedes aplicar esta estrategia que es una versión más suave de una técnica de negociación de la Universidad de Harvard. Si tus niños se están peleando, sepáralos. Luego de que estén calmados, pídeles a cada uno que piensen en 3 alternativas para solucionar el problema. Cuando los vuelvas a juntar, estarán más abiertos al diálogo y con posibles soluciones sobre la mesa.

3. Hijos con autoestima más fuerte. Si tus hijos son más felices, entonces su madre también lo será. Se ha comprobado que los chicos que conocen su historia familiar, tienen el autoestima más alta, mejores notas y más autoconfianza. Pero para esto, los niños no solo deben conocer los buenos momentos, sino entender las dificultades por las que su familia ha pasado. Es importante que los chicos sepan que pertenecen a algo más grande que ellos, así que empieza a contarles las historias y a desempolvar fotografías.

4. Ten más citas. Con las ocupaciones del día a día, a los padres se nos hace difícil nutrir la relación de pareja. Sin embargo, es muy importante que esto se dé. Así sea  necesario separarlo en el calendario, crea una noche especial para ustedes solos, un par de veces al mes. En esta cita pueden ir al cine, a comer, y a reencontrarse como pareja. Sin embargo, es muy buena idea si empiezan nuevas actividades juntos. Pueden asistir a clases de cocina, por ejemplo, o aprender un nuevo idioma o practicar un deporte.

5. Papá, deja que mamá gane todas las discusiones por un mes. Como Gary Chapman, autor de The Five Love Lenguages (Los 5 lenguajes del amor), dijo en una conferencia para parejas: “voy a darle una frase que les garantizo que va a cambiar su vida para siempre… ‘Amor, lo que estás diciendo tiene muchísimo sentido’”. Durante un mes, déjala ganar todas las discusiones y dile esta frase. Ella sentirá que tiene en ti a un amigo. El junio es el día del padre, quizá mamá, en agradecimiento, te deje ganar las batallas de ese mes.

Del artículo ‘Olvídate de las Flores: 5 regalos que van a hacer a mamá más feliz’ en The Huffington Post, escrito por Bruce Feiler, columnista de The New York Times.

Foto: www.freedigitalphotos.net