Por qué lloran los niños y cómo lidiar con eso

ID-10023350

Greg Pembroke es el padre de dos niños que hacen lo mismo que todos los pequeños en edad pre-escolar: lloran por muchas razones. Así que Greg decidió crear un blog con fotos de sus hijos llorando, junto a los diferentes motivos de sus lágrimas: “toqué su pie con mi pie”, “no lo dejamos chapotear en el inodoro”, “no le quedan las botas de su hermano” o “me pidió que ponga mantequilla en su arroz y puse mantequilla en su arroz”.

Aunque parecen tener mil razones para llorar, los expertos aseguran que los niños pequeños tienen en realidad 3 motivaciones de la conducta básicas que explican el llanto.

El llanto y las pataletas se desencadenan generalmente cuando el pequeño busca atención, quiere llevar a cabo una actividad u obtener un objeto tangible y quiere escapar de una orden o demanda de sus padres, de acuerdo a Michael Potegal, un neurocientífico del comportamiento de la Universidad de Minnesota.

Si tu hijo está llorando para llamar tu atención, el especialista recomienda no hacer nada, literalmente. En cambio, él aconseja planear de antemano ignorar al pequeño y ponerlo en práctica cuando empiece un berrinche. Los padres incluso pueden darle la espalda al niño, siempre y cuando hayan confirmado que el niño esté seguro.

Si un niño tiene una pataleta para llamar tu atención y tú se la das, ya sea haciéndole caso o regañándolo, pues ese chico sabe que siempre va a conseguir tu atención con sus arrebatos. Si lo ignoras, sabrá que no puede usar esa táctica contigo.

¿Cuándo no se debe ignorar?

Por otro lado, un niño puede llorar para escapar de una orden tuya. Por ejemplo, si le pediste que arregle sus juguetes o que vaya a la cama y él no desea hacerlo, pues una rabieta evita que cumpla con lo que le ordenaste. Quizá el niño no lo haga de manera consciente, pero con su llanto aplazó aquello que tenía que hacer. No es que hayan planeado de antemano armarte una escena. Por el contrario, los niños no disfrutan de estos episodios, pero les permiten conseguir cosas que desean.

En este caso, ignorarlo es lo peor que puedes hacer, porque te está desobedeciendo. En estas situaciones, lo mejor es hablar con él por adelantado, cuando esté tranquilo.

Potegal sugiere explicarle al niño de antemano (es inútil hacerlo durante el berrinche) que si él se queja acerca de hacer algo que se le ha pedido, papá o mamá llevarán a cabo una rutina con él: contará hasta tres, y si el pequeño no ha hecho lo que se le ha pedido, el papá o la mamá pondrá sus manos sobre las del niño, y gentilmente lo ayudará a llevar a cabo lo que se le solicitó.

Los niños odian esto, porque es una manera de interferir con su autonomía. A nadie le gusta que una persona más fuerte domine sus manos.

Recuerda que manejar llantos y pataletas es un trabajo a largo plazo y requiere consistencia. Si no puedes ganar, no pelees, porque así le enseñas al niño a que sus berrinches tienen buenos resultados. Si flaqueaste una vez de 10, y la pataleta de tu hijo te ganó, pues el niño sabrá que es posible lograr lo que quiere a través de los gritos y las lágrimas, entonces lo va a volver a intentar.

¡Mucha paciencia y buen humor!

Fuente: MyHealthNewsDaily

Foto: www.freedigitalphotos.net

Otros artículos que te pueden interesar:

10 signos de que tu hijo está muy engreído

Ignorar conductas inadecuadas

Rabietas, ¿por qué se producen? 

3 comentarios en «Por qué lloran los niños y cómo lidiar con eso»

Los comentarios están cerrados.