¿No puedes comprarle a tus hijos todo lo que desean?

ID-10041684

No todas las familias gozamos de un amplio presupuesto. Hay épocas en las que tenemos que ajustarnos los cinturones y no podemos comprarle a nuestros hijos cosas que les gustaría tener y que nos piden.

Sin embargo, pese a los deseos de tus hijos por cosas materiales, ten siempre presente que aquello que los hace realmente feliz es tener una conexión cercana con sus padres. Hay muchos casos de niños de familias adineradas, que pueden gozar de alegrías momentáneas cada vez que se les da un objeto que consideran cool, pero en el fondo son chicos muy solitarios, porque no se sienten cerca de sus padres.

Si no puedes comprarle a tus hijos cosas que les gustaría tener, aquí encontrarás consejos de Susan Stiffelman para sobrellevar esta situación. Ella es una psicoterapista estadounidense, autora del libro Parenting without Power Struggles (Paternidad sin peleas por el poder).

1. Céntrense en las riquezas de la vida familiar. El tiempo compartido con los chicos es mucho más valioso y memorable que las cosas que el dinero puede comprar. Tómense un tiempo para jugar juegos de mesa, salir a caminar, contar chistes, hornear pasteles o hacer cosas que unen a la familia. Estos recuerdos felices se quedarán con tus hijos para siempre.

2. No te disculpes. Aunque está bien reconocer la decepción de tu hija adolescente cuando le dices que no puedes comprarle esos jeans de 75 dólares, no tienes nada de qué disculparte. Si sigues diciendo que lo sientes, o peor aún, culpas a tu pareja por no darles suficiente dinero para engreírlos con cosas materiales, harás más daño que bien. “Sé que querías esos jeans, amor, es difícil no tener lo que se quiere, pero por ahora no podemos comprarlos”.

3. Ayuda a tus hijos a ahorrar para pagar las cosas que quieren. Muy pocos niños valoran aquello que han conseguido sin esfuerzo. Ofrécele a tus hijos pequeños trabajos en la casa, o anima a los mayores a ganar algo de dinero, dando clases de matemáticas o inglés a chicos menores de su propio colegio, por ejemplo. Tus hijos aprenderán a ser mucho más cuidadosos con su dinero, y valorarán más las cosas que consiguen con su propio esfuerzo.

4. Hazlos armar un cuaderno de deseos. Si tus hijos ven algo que quieren, anímalos a añadirlo a su lista de deseos. Esto les permitirá saber si con el tiempo, ellos podrán tener esos objetos, porque han conseguido ahorrar algo de dinero. También es una buena manera de ayudarlos a descubrir que algo que quieren hoy desesperadamente, mañana deja de ser tan atractivo.

5. No adoptes una mentalidad de pobreza. Si las cosas en casa andan un poco ajustadas y están en plan de ahorro, eso está bien. Pero tu actitud debe ser positiva. No le digas a tus hijos “somos pobres como para ir a esa tienda”. Enséñale a los chicos que eres feliz con lo que tienes, sin enfocar la vida desde una actitud de escasez o carencia. Cada familia es rica a su manera.

6. Comparte tus valores. Vivimos en una sociedad muy materialista, pero eso no significa que los niños no son capaces de entender que el dinero no compra las cosas que realmente importan en la vida. Conversa con ellos sobre los momentos en los que han conseguido algo que realmente querían -un juguete nuevo o un par de zapatillas, por ejemplo- y pídeles que reflexionen sobre el tiempo que duró su felicidad. Luego pregúntale por algún recuerdo en el que la familia se divirtió junta. Lo más probable es que van a notar que las experiencias que tocan nuestros corazones significan mucho más, a largo plazo, que la adquisición de nuevas cosas.

Foto: www.freedigitalphoto.net

Otros temas que te pueden interesar:

Educar en el uso del dinero 

El asombro es el motor de nuestros hijos

1 comentario en «¿No puedes comprarle a tus hijos todo lo que desean?»

Los comentarios están cerrados.