Cómo hablarle a las niñas

ID-100189002

La semana pasada fui a una fiesta en casa de un amigo y me encontré por primera vez con su hija de cinco años de edad. Era la pequeña Maya, con cabello castaño todo rizado, ojos oscuros y adorable en su camisón rosa brillante. Quería decirle: «¡Maya, eres tan linda! ¡Mírate! Da la vuelta y modela esa bata con bobos, eres una cosa maravillosa».

Pero no lo hice. Me controlé. Como siempre que me encuentro con niñas, me mordí la lengua y frené mi primer impulso que es decirles qué bellas, bien vestidas, qué manos tan cuidadas o qué bien peinadas están.

¿Qué hay de malo con eso? Es el lenguaje estándar de nuestra cultura que se usa como rompehielos para hablar con las niñas, ¿no es así? Y, ¿por qué no darles un elogio sincero para aumentar su autoestima? Porque son tan encantadoras y honestamente  me encantan cuando me encuentro con ellas.

Piensa en esto por un momento.

Hace un tiempo, ABC News informó que casi la mitad de todas las niñas entre tres y seis años de edad se preocupan por la gordura. En mi libro “Think: Straight Talk for Women to Stay Smart in a Dumbed-Down World”, revelo que del 15% al 18% de las niñas menores de doce años usan regularmente rimmel, delineador de ojos y lápiz labial; que crecen los trastornos de la alimentación y baja su autoestima; y que el 25% de las mujeres estadounidenses jóvenes preferirían ganar el American´s Top Model que el Premio Nobel de la Paz. Incluso mujeres universitarias brillantes y exitosas dicen que preferirían ser atractivas más que inteligentes. Una madre de Miami acaba de morir por una cirugía estética, dejando dos hijos adolescentes. Esto sigue sucediendo y me rompe el corazón.

Cuando le enseñamos a las chicas que lo primero que notamos es su apariencia, les estamos diciendo que su aspecto es lo más importante. De esa forma las estamos llevando hacia las dietas a los 5 años, a implantes mamarios a los 17 y al botox a los 23. Como nuestro imperativo cultural para las niñas es ser fenomenal 24/7, esto se ha convertido en la nueva normalidad. Y las mujeres estadounidenses se han vuelto cada vez más infelices. ¿Qué les falta? Una vida con sentido, una vida de ideas y lectura de libros y ser valoradas por sus pensamientos y sus logros.

Por eso me obligo a hablar a las niñas pequeñas como sigue.

«Maya», dije, «gusto de conocerte», agachándome hasta su nivel, mirando a sus ojos.

«Encantada de conocerte también,» dijo ella, con esa voz de niña bien educada entrenada para hablar con los adultos.

«Hey, ¿qué estás leyendo?», le pregunté, parpadeando mis ojos. “Me encantan los libros. Estoy loca por ellos”. Me permití el show.

Sus ojos se hicieron más grandes y la amable expresión facial entrenada dio paso a la emoción genuina sobre este tema. Hizo una pausa como si estuviera un poco tímida ante mí, un extraño.

«Me encantan los libros,» dije.  “¿Y a ti?».

A la mayoría de los niños le gustan.

«Sí», dijo. «¡Y yo solita los puedo leer ahora!»

«¡Wow, increíble”, dije. Y es que, para un niño de cinco años así es.

«¿Cuál es tu libro favorito?», le pregunté.

«¡Yo iré a traerlo! ¿Puedo leértelo?»

Una nueva Maya para mí trajo Purplicious, acurrucada a mi lado en el sofá leía orgullosamente en voz alta cada palabra sobre nuestra heroína que ama el color rosa pero es atormentada en la escuela por un grupo de niñas que sólo vestían de negro. Por desgracia, se trataba de niñas y lo que vestían, y cómo sus decisiones de vestuario definían sus identidades. Sin embargo, después de que Maya cerró la última página, dirigí la conversación a las cuestiones más profundas del libro: las niñas crueles y la presión forzada no va junto con el grupo. Le dije que mi color favorito en el mundo es el verde, porque me encanta la naturaleza, y ella estaba de acuerdo con eso.

Esta vez no discutimos de ropa o cabello, o cuerpos, o si es que era bonita. Es sorprendente lo difícil que es alejarse de esos temas con niñas pequeñas, pero soy terca.

Le dije que había escrito un libro y que esperaba que escribiera uno también algún día. Ella estaba bastante entusiasmada con esa idea. Ambas nos entristecimos cuando Maya tuvo que ir a la cama, pero le dije que la próxima vez elija otro libro para leerlo y hablar acerca de él. Uy. Esto le produjo demasiada excitación para dormir, y bajó un par de veces toda emocionada de su habitación.

Así que un poquito de oposición a una cultura que envía todos los mensajes equivocados a nuestras chicas. Un empujoncillo para valorar el cerebro femenino. Un breve momento de modelar intencionalmente un rol. ¿Cambiarán mis pocos minutos con Maya nuestra industria multimillonaria de la belleza, reality shows que degradan a las mujeres, nuestra cultura maniática de las celebridades? No. Pero sí hice cambiar la perspectiva de Maya por lo menos esa noche.

Prueba esto la próxima vez que conozcas a una niña. Ella puede sentirse sorprendida e insegura al principio, porque pocos preguntan sobre su mente, pero sé paciente y sigue con eso. Pregúntale qué está leyendo. Lo que le gusta y lo que disgusta y por qué. No hay respuestas equivocadas. Sólo estás generando una conversación inteligente que respeta su cerebro. A las niñas mayores, pregúntale sobre temas de eventos actuales: contaminación, guerras, recortes de los presupuestos de la escuela. ¿Qué le molesta de lo qué pasa afuera en el mundo? ¿Cómo lo arreglaría si tuviera una varita mágica? Puedes obtener algunas respuestas intrigantes. Cuéntale acerca de tus ideas y logros, y de tus libros favoritos. Enséñale lo que una mujer pensante dice y hace.

Aquí estamos para a cambiar el mundo, una niña a la vez.

© 2011 Lisa Bloom, autora de Think: Straight Talk for Women to Stay Smart in a Dumbed-Down World.

2 comentarios en «Cómo hablarle a las niñas»

  1. Me parece un buen comienzo, tengo 02 niñas , una de 11 años y otra de 6 años..al principio…y sigue pero en menor proporción mi niña de 5 contestaba cada vez que le preguntaban que queria ser cuando sea grande ..Modelo.. siempre decia lo mismo..pero a medida que va creciendo se va interesando mas por otros temas, ve un ejemplo en su hermana mayo..apesar que siempre dicen que es una niña muy bonita..a ella no le interesa mucho su fisico..y siempre dice que le importa más ser una niña inteligente que bonita..pero ella tiene las 02 cualidades…Seguire estos consejos en la eduacación de mis hijas..y espero que muchas madres puedan leer esto..y lo pongan en practica.

  2. Excelente articulo. Tengo una nina de 14 y desde que nacio le inculcamos la lectura. Siempre le digo: enamorate del chico que se enamore de tu cerebro y no de tu fisico.
    Gracias!!

Los comentarios están cerrados.