¿Solitarios y egoístas?: La verdad sobre los hijos únicos (Segunda parte)

ID-100160200

Continuando con el tema de los mitos y verdades alrededor de los hijos únicos, aquí 5 datos más para considerar al respecto:

6. Los hijos únicos son básicamente lo mismo que los hijos mayores… pero diferente. Esa es la conclusión a la que llegó Frank J. Sulloway, autor de Born to Rebel (Nacer para rebelarse). Como hijos mayores, los únicos tienden a ser más conservadores, pero, al igual que los más pequeños, pueden ser también más propensos a ser innovadores. “(Los hijos únicos) son el comodín”, Sulloway le dijo Lauren Sandler, la autora del libro One and Only: The Freedom of Having an Only Child and the Joy of Being One’ (Uno solo: La libertad de tener un solo hijo y la alegría de ser uno). “Tienen más libertad para definirse a sí mismos”.

7. En otras palabras, los niños únicos no pueden ser etiquetados. En su libro, Sandler cuenta la historia de un matrimonio en el que el esposo y la esposa son hijos únicos. “Uno es hiper-social, mientras que el otro es solitario “, cuenta ella. “Y los dos atribuyen sus rasgos a su condición de hijos únicos”.

8. No hay tal cosa como buenas y malas decisiones de familia. El subtexto insidioso de cualquier conversación sobre ‘hijos únicos = niños egoístas y solitarios’ es que los padres que crían un solo hijo lo han condicionado para toda la vida. El objetivo de la autora es demostrar que la idea es falsa y liberar a los padres que quieran tener un solo hijo del temor de estar arruinando a su pequeño.

9. Casi siempre puedes cambiar de opinión. “Por lo que yo sé, mi hija va a ser única”, dice Sandler. “Todavía tengo 38 años y tuve la suerte de poder quedar embarazada fácilmente. ¿Quién sabe? Pero quiero que la decisión sea mía y de mi pareja y no que la cultura me diga que estoy siendo una mala madre”.

10. También ser hijo único puede verse desde una perspectiva distinta. En vez de atribuir rasgos de personalidad y carácter a la falta de hermanos, quizá estos vinieron simplemente de la misma persona.

El hijo único no tiene que definirse por su posición en la familia. En realidad nadie debería hacerlo, ni el ‘súper responsable’ hermano mayor, el ‘creativo’ hermano menor, o el ‘olvidado’ hermano del medio. Estos estereotipos muchas veces pueden dañar el autoestima de un niño.

 ¿Solitarios y egoístas?: La verdad sobre los hijos únicos- Primera Parte

Con información de The Huffington Post.

Foto: www.freedigitalphotos.net

¿Solitarios y egoístas?: La verdad sobre los hijos únicos (Primera parte)

Hijo único

Se están volviendo cada vez más comunes las familias con un solo hijo. Pero “el hijo único” es un personaje envuelto en mitos, tanto así que muchas veces los padres deciden tener otro hijo, por el bien del primero.

Hay tres grandes mitos sobre el hijo único que lo perseguirán por el resto de su vida. De acuerdo a Lauren Sandler, autora del libro ‘One and Only: The Freedom of Having an Only Child and the Joy of Being One’ (Uno solo: La libertad de tener un solo hijo y la alegría de ser uno), la gente cree que los hijos únicos son solitarios, egoístas y desadaptados. Sin embargo, Sandler afirma que no hay estudios que comprueben eso y que, en realidad, las investigaciones han encontrado que no hay grandes diferencias entre niños con hermanos e hijos únicos.

Aquí hay 5 verdades sobre los hijos únicos:

1. Los hijos únicos no son solitarios: Esto es cierto, pero con algunas salvedades. En edad escolar, los hijos únicos no están más solos que el resto. Sin embargo, en las zonas rurales puede que esto sí sea cierto –por obvias razones-, y cuando los hijos únicos se vuelven adolescentes sí son más solitarios, y esto es debido a la edad. Ya de adultos, cuando los hijos únicos pierden a sus padres, sí pueden sentirse solos. Sin embargo, esta no es una razón suficiente para querer un segundo hijo, como afirma la autora del libro.

2. Los hijos únicos no son más egoístas que el resto. Por el contrario, como asegura Sandler, quien fue hija única y ahora es madre de uno, “nos convertimos en gente generosa y respetuosa. Ponemos mucho peso en nuestras relaciones. Tendemos a ser amigos muy generosos, y nosotros no somos más narcisista que nadie. Por alguna razón, los investigadores no pueden creer esto, y simplemente lo siguen probando”.

3. Los hijos únicos no son engreídos. Al menos, no más engreídos que otros niños. “Existe la noción de que los hijos únicos son engreídos porque obtienen todo lo que sus padres pueden dar”, afirma Sandler. Sin embargo, eso no es cierto, porque padres responsables no llenarían a su hijo con todos los objetos que desea.

4. Los hijos únicos no son desadaptados. Toda la información de esos estudios sobre los hijos únicos ha demostrado que, mientras estos niños asistan a la escuela (y no sean educados en casa), van a muy sociables, tanto como los niños con hermanos.

5. Los hijos únicos tienen fortalezas. Ellos lograrán alto rendimiento académico, alta inteligencia y mucha autoestima, si son criados en un ambiente verbalmente rico, donde se habla mucho pero con profundidad. Muchas veces a los hijos únicos les va mejor en el colegio que a otros niños, pero esta no es una razón tampoco para parar en uno y no tener más hijos.

Con información de The Huffington Post.

Foto: www.freedigitalphotos.net