Tag Archives: educar sentimientos

¿Las palabras son suficientes cuando mi hijo está molesto?

ID-10075943

Una meta que debemos tener los padres es que nuestros hijos puedan identificar sus sentimientos y expresarlos. Cuando un niño está molesto o frustrado, en vez de golpear a su hermanito o romper un objeto valioso en casa, sería mejor si pudiera decir “me siento muy molesto”. Algunos niños precoces logran esto muy temprano. Ahora, ¿es suficiente ponerlo en palabras?

Aquí algunos consejos para ayudar a tu hijo cuando se sienta con rabia.

- Los niños son muy apasionados. Quizá tu hijo pueda articular su frustración y rabia, pero puede no ser suficiente. Déjalo golpear una almohada, un porfiado (ese juguete que no puede tumbarse), zapatear o gritar. La rabia es una emoción muy física y las palabras no alcanzan para disipar estos sentimientos.

- Evita sobre-intelectualizarlo. Algunos niños precoces utilizan palabras sofisticadas para su edad, y parecen mayores. Es muy positivo que tu hijo pueda expresar sus sentimientos con palabras, pero hay que tener cuidado de que se aleje de la experiencia de las emociones. Ser muy capaz de describir emociones puede evitar que de verdad sienta y procese sus sentimientos.

- Sé un modelo a la hora de lidiar con los altos y bajos de la vida. A todos nos pasa, que tenemos momentos de absoluta alegría y momentos difíciles, de frustración o tristeza. En vez de actuar de manera pasiva o agresiva, demuéstrale a tus hijos cómo una persona puede manejar decepciones de forma saludable, sin dramatizar o culpar a otros. “¡Oh, no! ¡Tenía tantas esperanzas de que esta tienda siguiera abierta!”, en vez de “si todos ustedes se hubieran alistado a tiempo, habríamos llegado antes de que cierren. Ahora voy a tener que perder mi tiempo regresando mañana”.

- Permítele a tu hijo llorar, si lo necesita. La rabia es casi siempre la manifestación externa de tristeza y de sentirse herido. Ayuda a tu pequeño a llorar si lo necesita, y va a poder salir de su frustración de manera más fácil.

- Hazle saber a tu hijo que está bien sentirse molesto. A veces los padres tratan de convencer a sus hijos de que están exagerando. Explícale que entiendes que esté frustrado, y no trates de levantarle el ánimo de inmediato. “Yo sé que estabas esperando que Tomás venga a jugar contigo hoy. Sé que te sentiste triste cuando su mamá llamó diciendo que está enfermo y que no puede salir. Lo sé, amor, de verdad querías jugar con Tomás hoy”. Si no intentas ayudarlo a superar estos sentimientos incómodos, tu hijo aprenderá a que puede sentir y sobrevivir decepciones.

- Asegúrate de que tu pequeño tenga muchas oportunidades de salir a jugar. Muchos niños pasan demasiadas horas frente a la tv, a la computadora, al smartphone o al iPad de los papás. Es cierto que estas pantallas los entretienen –y les dan a los papás algunos minutos de tranquilidad para realizar otras tareas en casa-, pero los niños necesitan moverse, trepar, excavar y correr. Permítele a tu hijo quemar esas frustraciones con una buena sesión de juegos bajo el sol y, si se puede, a diario.

Ayuda a tu hijo a usar las palabras para expresar su frustración, y ofrécele la oportunidad de sacar sus sentimientos afuera, así será capaz de manejar las subidas y bajadas de la vida.

Foto: www.freedigitalphotos.net

4 Comments

Filed under INTELIGENCIA EMOCIONAL