J6YJ4W3B48

Padres, ¡por favor! No dejen que sus hijos vayan al colegio con sus celulares. Sé que ustedes quieren que ellos puedan llamarlos cuando lo deseen o necesiten. Sé que no quieren que se sientan deprimidos o diferentes a sus amigos. Sé que necesitan ayuda si pierden el autobús. Y entiendo de verdad que no quieren lidiar con las rabietas que arman si les quitan el teléfono.

Pero déjenme decirles lo que están permitiendo que pase cuando van a la escuela con los teléfonos celulares. Conozco sobre esto porque me lo dicen todo el tiempo.

Uno: Ellos pasan un tiempo muy difícil manteniéndose concentrados en las tareas de la escuela. Independientemente de si el muchacho tiene 10 o 18 años, es muy duro concentrarse en el aburrido trabajo escolar, incluso si su hijo no tiene TDA. Los teléfonos les tentarán para escribir mensajes unos a otros en clase, dar un vistazo en Facebook, buscar cosas en Google y hasta hacer trampas en su trabajo. Así que cuando el teléfono está en el bolsillo, la mitad de su mente realmente no está allí.
Dos: Le están dando acceso completo a sus hijos a personas espantosas. Sí. Tú estás creyendo que tus hijos sólo se comunican con niños que ellos conocen, pero la realidad es que miles y miles de personas, muchos de los cuales tienen terribles intenciones, pueden acceder a tu hijo o a tu hija y ver lo que están haciendo. Perdón, pero los filtros de Internet en las escuelas no siempre son lo suficientemente buenos como para impedir que esto pase. Así que pregúntate, ¿realmente quieres que algún tipo espeluznante tenga acceso al mundo privado de tu hija? Si no me crees, haz un viaje a la oficina de la policía local y pregunta acerca de esto.
Tres: Estás incumpliendo un importante mandamiento que Dios nos dejó. “No nos dejes caer en la tentación” es parte de la oración del Señor porque Dios sabía que necesitábamos ayuda. Cristo no dijo: “sería muy agradable que nos ayudes a evitar ser tentado, Dios”. Dijo: “no nos lleves a ese lugar.” Así que permítanme preguntar, cuando envían el teléfono celular a la escuela, ¿no llevan directamente a su hijo o a su hija a la tentación? Ellos se distraen de su trabajo, tentados por los chismes en línea o por ver contenido “basura”. Sean honestos. ¿Qué es lo que realmente quieren hacer?
Cuatro: Muestran falta de respeto al maestro de su hijo. Al dejar que su hija lleve su teléfono, permiten que vuelque la atención de sus estudios hacia su teléfono. Esto es abiertamente una falta de respeto a sus maestros. ¿Te gustaría, si tú prepararas las lecciones, trabajaras desde temprano para estar listo para tus estudiantes, te pararas frente a la clase para dar lecciones, y un estudiante saca su teléfono y te pierde la atención? Imagino que te sentirías ofendido y lastimado. Y así es cómo muchos de los maestros se sienten.
Cinco: Aumentan por diez el nivel de frustración de su hijo. Cuando un niño tiene 10, 15 ó 18 años, es cognitivamente inmaduro. No es capaz de razonar en forma abstracta. En otras palabras, tiene dificultades creyendo que si fracasa en la escuela este año, habrá limitado sus opciones más adelante en la vida. Y tiene una real dificultad para disciplinar su mente para atender asuntos inmediatos. Mientras está en la escuela, trata de disciplinar su mente para centrarse en sus estudios y lograr algo más grande para sí mismo. Pero como le falta terminar de desarrollar su madurez mental para ello, se frusta en muchas ocasiones. Entonces, él se siente como un fracasado porque no puede hacer que su cuerpo y su mente hagan lo que realmente quiere hacer. Se apoya en ustedes, los adultos, para que le ayuden a hacer eso. La mejor manera para que puedam ayudarlo es desarrollar el pensamiento adulto y forjar un camino claro hacia el éxito. Esto significa limitar cosas en su camino (su celular) que puedan sabotear sus esfuerzos para alcanzar el éxito.

Seis: Lo animan a sucumbir ante la presión de los compañeros. Los niños quieren teléfonos celulares porque sus amigos lo tienen. Punto. Cuando permiten que lleven uno a la escuela, están diciendo que “aceptas la presión de los compañeros. Es bueno para estar al igual que todos los demás”. ¿Pero qué pasará cuando los amigos que usteden han fomentado que copien decidan emborracharse los fines de semana? ¿Cómo van a poder decir que no? Sólo le han enseñado a ser como ellos.
Siete: Están animando a su hijo a vivir en un mundo privado lejos de la familia. Los teléfonos celulares y las computadoras permiten a nuestros niños vivir en mundos que no podemos ver. Esto no sólo es peligroso para ellos, si no que conduce a formar una barrera entre nosotros y ellos. Dándoles acceso más frecuente a este mundo privado, les consentimos vivir en él. Esto no aporta nada saludable para nuestra relación con ellos. Cuando deberíamos estar trabajando para hacer más fuertes nuestras relaciones con nuestros hijos, realmente estamos debilitándolas al alentarlos a vivir secretamente lejos de nosotros.
Estas siete razones son sólo para principiantes pero les da mi punto de vista. Los celulares que llevan a la escuela su niño o adolescente no brindan nada, sólo traen problemas. Así que tomen una posición firme. Les prometo que un día (pero no pronto) su hijo o su hija se los agradecerá con todo su corazón. Y también lo harán sus maestros.

Dra. Meg Meeker.
Artículo original en inglés: https://megmeekermd.com/2015/07/7-reasons-kids-cell-phones-and-school-just-dont-mix/
Traducción: La Mamá Oca

  • Brenda toledo

    mayo 28, 2016 #1 Author

    estoy de acuerdo porque mi papa me digo de no yevara el telefono porque me distrago

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 Suscríbete

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.