No tercericemos enseñanzas básicas…menos a la tecnología

ID-10063652-1

Cada día los padres tenemos menos tiempo para estar con nuestros hijos y eso hace que tercericemos muchas de nuestras obligaciones paternas a terceras personas y a artefactos. Ya no es algo raro que vayamos a un restaurante y en lugar de ver a una familia comiendo en la mesa, conversando o educando en modales a los niños —cuando salgo con mis hijos no paro de corregir: come bien, cierra la boca, coge bien el tenedor—vemos a los niños prácticamente idiotizados con alguna pantalla de videojuego o de tablet. Es más cómodo, molestan menos, y nos dejan comer tranquilos.

Lo mismo sucede con los viajes largos…y hasta cortos. Recuerdo que cuando era chica nos metían en un auto a todos y hacíamos viajes de horas, sin televisores ni nada. A veces te aburrías a morir, pero era parte de la vida en familia. Te peleabas, te metías codazos, pero también cantábamos, jugábamos a lo que se nos ocurría. Era una oportunidad de conversar y conocernos.

Hoy eso ya no existe. El que menos tiene una pantalla colgada en el auto hasta para viajes de una hora, total de que el niño no se aburra mirando el paisaje por la ventana y nos deje manejar tranquilos.

Y lo mismo está sucediendo con enseñarle a nuestros hijos las cosas básicas de la vida. Con la tecnología, hoy usamos miles de apoyos para que los niños aprendan los colores, las partes del cuerpo, etc. Cuando está más que demostrado que el contacto físico, sobre todo con la madre, es el mejor motor de enseñanza para los pequeños. Los bebés, por ejemplo, aprenden mucho de los tonos y colores al ver el rostro de su mamá, mientras lo amamanta o le hace dormir.

Así que si trabajamos mucho, y tenemos poco tiempo para estar con nuestros hijos, no lo perdamos en pantallas y aprovechémoslo para darles lo mejor de nosotros y educarlos.

Pero, ¿a qué viene todo este preámbulo? A que el pasado 7 de agosto leí en la página Techland de Time.com un artículo que negaba que una aplicación móvil podía enseñar a un bebé a encontrar su nariz o a reconocer las letras o los números.

El artículo es muy interesante y lo he traducido para que lo puedan leer en su totalidad. Es importante que como padres usemos la tecnología como soporte más no como sustituto. En mi caso, por ejemplo, me doy el trabajo de grabar videos educativos cortos en el IPAD para que mis hijos lo vean un rato, y se entretengan. O pongo juegos de rompecabezas. Pero no soy muy partidaria de las pantallas a pesar de que personalmente AMO la tecnología. Aunque, claro, en mi caso, ya soy un adulto formado y la uso para trabajar. Todavía confío en que mis hijos pueden descubrir el mundo con los juegos tradicionales y apunto a eso. Así que siempre negocio poco tiempo para ver videos y la televisión hasta ahora no ha sido un punto de discusión, gracias a Dios. Como dice una de las especialistas en el artículo en mención, lo que los bebés necesitan para el desarrollo saludable del cerebro es juego activo, juego creativo manual e interacción cara a cara.

Los dejo con el link para el artículo. https://www.lamamaoca.com/?p=1568

Saludos

La Mamá Oca