family_praying_hands

Hola amigos, quiero compartir con ustedes este artículo que encontré en Catholic Exchange que me ayudó mucho a categorizar la educación en la fe de mis hijos y mi vida de fe personal. La traducción es mía. Más abajo pongo la fuente original.

Saludos
La Mamá Oca

Cada niño que se deja atrás: enseñando la fe “estúpida”

Los niños católicos de tan sólo 10 años están renunciando a Dios y abandonando la Iglesia, afirma un nuevo estudio del Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado (CARA) en Georgetown. Según el investigador principal, el Dr. Mark Gray, los niños están descubriendo que la fe es “incompatible” con lo que están aprendiendo en la escuela, y cuanto mayor es el niño, más se da este caso . Según Gray, “esta es una generación que está luchando contra la fe en formas que no hemos visto en las generaciones anteriores”.

Esta es una noticia inquietante para los padres fieles. Nuestros hijos están siendo asediados con el mensaje de que el ateísmo es “inteligente” y la fe es “tonta”. Pero este desafío presenta un desafío más provocativo a los católicos. Esto es: ¿por cuánto tiempo seguiremos enseñando a nuestros hijos a tener una fe estúpida?

¿Fe “estúpida”?
Por fe “estúpida” quiero mencionar a una que no tiene sentido “experiencial”. La fe es sólo “estúpida” y, por lo tanto, susceptible al supuesto ateísmo “inteligente”, cuando una persona no ha experimentado a Jesucristo de una manera real y personal. Una experiencia de Cristo es aún más esencial que la buena catequesis. ¿Por qué? Porque si he experimentado a Cristo personalmente, sé que Él existe. Si Stephen Hawking escribiera un libro negando la existencia de mi madre, no tendría que ser un experto en física cuántica para saber que está escribiendo tonterías.

Por supuesto, la formación intelectual bajo la forma de una buena catequesis también es clave. El segundo componente de una fe “estúpida” es la incapacidad de explicar por qué creemos lo que hacemos. Tristemente, muchos niños católicos están afligidos con esta enfermedad, pero esto es realmente de importancia secundaria para el encuentro experiencial con la persona de Cristo. Si tengo un Ph.D. en teología, pero no he experimentado el amor de Dios personalmente, mi fe es una casa construida sobre la arena. Esencialmente, la única razón por la que el ateísmo parece tan “inteligente” para los jóvenes de hoy es que mientras que la mayoría de los niños católicos son sacramentalizados y algunos incluso son adecuadamente catequizados, muy pocos son evangelizados. Ese trabajo recae directamente en mamá y papá. La Iglesia va a bautizar a nuestros hijos, y las escuelas católicas pueden catequizarlos, pero los padres están mejor preparados para llevar a sus hijos a un encuentro personal y significativo con Jesucristo.

Cada niño que queda atrás
Debido a esto, la Iglesia nos dice que las familias son las primeras “escuelas de fe”. Desafortunadamente, la gran mayoría de estas “escuelas” católicas están recibiendo notas reprobadas. Un estudio, también realizado por CARA, encontró que sólo el 17% de las familias católicas rezan juntas y sólo el 13% dice agradece antes de las comidas. Esta investigación demuestra tristemente que la mayoría de las familias católicas no están viviendo su fe de manera demostrable en casa. Si el 83% de los niños salieran de la escuela sin poder leer, levantaríamos los brazos. Bueno, el 83% de los niños católicos están “graduándose” como analfabetos espirituales de sus escuelas familiares de fe. ¿Qué vamos a hacer al respecto?

¿Que pasó?
Nuestra cultura post-cristiana no ha causado este problema. Simplemente puso una luz sobre éste. Solía pasar que los padres católicos que hacían un trabajo pobre evangelizando a sus hijos podían, al menos, contar con la cultura para empujar a sus hijos de vuelta a la Iglesia. Tal vez no serían “héroes cristianos” (como lo expresó recientemente el Cardenal Marx), pero al menos pasarían por los movimientos y, con el tiempo, tal vez atraparían una fe más profunda marinándose en los olores y en las campanas. Este enfoque, que nunca funcionó bien, está ahora irremediablemente condenado. La cultura predominante ahora se burla de la iglesia. Cada vez más, tendrás que elegir ir a la Iglesia -no porque alguien se desilusione si no lo haces- sino porque te importa profundamente la persona que vas a encontrar cuando llegues allí (es decir, Jesucristo en La Eucaristía) o no irás en absoluto.

Hoy en día, cada vez más a los padres les corresponde dar a sus hijos una experiencia personal y significativa del amor de Dios, no simplemente arrastrándolos a la Misa y inscribiéndolos en la educación religiosa, sino dando a los niños evidencia tangible del amor de Dios en la vida familiar a través de oración familiar significativa, y rituales familiares sólidos (or ejemplo, tiempos específicos para trabajar, jugar, hablar y orar juntos), discusiones casuales pero significativas sobre cómo Dios está afectando la vida de la familia y cultivando una intimidad dentro de la casa arraigada en cada miembro de la familia tratando de amarse unos a otros como Dios los ama.

Una llamada a la acción
Este último estudio de CARA no es una oportunidad para renegar impotentemente contra la cultura sin Dios. Es un recordatorio para los padres católicos -y para toda la Iglesia- que si queremos criar hijos creyentes debemos ayudar a nuestros hijos a encontrar a Cristo como el miembro más importante de nuestras familias y la fuente de la calidez en nuestros hogares.

Traducido por La Mamá Oca
Artículo original en inglés: http://catholicexchange.com/every-child-left-behind-teaching-stupid-faith

  • Andrea Delgado

    febrero 8, 2017 #1 Author

    Me encantó! Es una buena llamada de atención para todos los padres y las madres de familia.
    En la Arquidiócesis de Monterrey, Nuevo León, México, hace unos años reformaron la catequesis que se debe impartir a los niños antes de obtener los sacramentos. Si en todas las iglesias de la Arquidiócesis se llevará tal cual cada uno de los libros así como lo dispuso el Arzobispo, seríamos más ricos espiritualmente como familia, ya que no son simples “clases”, enseñanza de oraciones o repasos de indicadores para cada sacramento sino Encuentros de cada familia con Dios en sus hogares.

    Gracias por la traducción!!!
    Bendiciones!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 Suscríbete

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.