Captura de pantalla 2015-08-19 a la(s) 11.44.25

Cuando fui a ver El Gran Pequeño (Little Boy) el primer comentario que hice fue: “Esta es una muestra de que se puede hacer una linda película sin usar más artificios que una buena historia”. Porque es raro ir al cine, cuando no se trata de una película de niños, y no encontrarse con escenas altamente eróticas o violentas. Y El Gran Pequeño logra encantar y entretener por casi dos horas a punta de ternura y emoción.

No les quiero contar de qué se trata porque eso lo pueden encontrar en innumerables sitios que hablan de cine. Sólo les quiero recomendar que vayan a verla con toda la familia pues es una historia muy rica en los significados del amor y cubre muchos matices del mismo, demostrando que el amor filial es un gran tesoro y que la familia, sin importar su grado de perfección, es y debe ser un lugar en el que se educa la fe, la esperanza y la caridad.

La Mamá Oca

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar comentarios a continuación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 Suscríbete

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.