Cubierta_contra_nueva_educacion.indd

No hay nada más gratificante que, sospechando uno que algo raro está sucediendo, venga alguien y confirme tus suspicacias, categorizando de manera clara y sin pelos en la lengua lo que hasta ese momento para ti olía a superchería. Y es mucho mejor cuando te ofrece doscientas páginas de argumentos sensatos.

 Esto es lo que pasó cuando me encontré con el libro “Contra la nueva educación” de Alberto Royo, español, músico y profesor de colegio, quien harto de escuchar a “charlatanes de la pedagogía moderna” (como él mismo los llama) decide escribir estas páginas donde de manera ágil y directa desbarata todos esos argumentos que ponen la “espontaneidad” educativa por sobre el esfuerzo, la disciplina, la memorización (sí, ¡la memorización!) y demás condiciones necesarias para lograr un aprendizaje eficaz.

Es un libro necesario para padres y educadores porque da criterios para aprender a discernir sobre lo que realmente se debe esperar de la educación escolar. Hoy la pedagogía es víctima de experimentos que suenan muy bonito pero, bien analizados, revelan la fragilidad de sus argumentos llenos de palabrería que, ante una ignorancia natural en asuntos que no son nuestra especialidad, calan sin filtro en nuestros anhelos paternales de tener hijos superdotados. Al final, cuando nos damos cuenta que nuestro hijo es eso, un hijo y un ser humano como el 99.9% de los mortales, que si no juega fútbol como Messi no es culpa del sistema sino que solo Messi juega como Messi, el tiempo perdido en probar fórmulas pedagógicas se manifiesta luego en jóvenes frustrados y padres que buscan culpables fuera de su hogar.

 Y digo que fue muy gratificante leerlo porque, ante mi escaso conocimiento pedagógico, me estaba ya cruzando frecuentemente con entrevistas en televisión o artículos que exponían sistemas escolares basados en ideas fuerza del tipo “el alumno es el gestor de su propio aprendizaje” o “el profesor es un guía que se adapta a los requerimientos del alumno”. Claro, respiraba yo ante estas frases con nariz de ratón, como quien huele un poco de comida guardada para comprobar si está malograda, y algo en mí me decía que estas propuestas se veían complicadas porque si, por ejemplo, aplicáramos el mismo principio a la educación familiar, no me veía yo cocinando lo que a mis hijos ese día les provocara experimentar, mientras en una sesión culinaria tiraban la harina por los aires y chorreaban el yogur en el piso para reconocer de primera mano las texturas del universo. Creo que ante una situación tan “pedagógicamente moderna” la siguiente textura que reconocerían sería la de un estropajo en la cara para que se pongan a limpiar. No sé, soy de esas mamás que ponen el plato en la mesa que se ve horroroso a los ojos de cualquier niño y se lo tienen que comer porque eso es lo que hay y ya está. Espero, sinceramente, que con este tradicional sistema educativo no esté matando en ellos el Picasso en potencia que, supuestamente, llevan dentro todos los niños del mundo.

 Y eso que tengo dos hijos. No me imagino “cocinando” tantas maravillas para veinte alumnos o más en una clase llena de seres que en su individualidad exigen ser atendidos en sus requerimientos de experimentación personal, tirando por la borda la currícula armada luego de años de experimento y error. No sé, pero sinceramente no veo a mi hijo Andrés, de tres años, diciéndole a la profesora del nido que hoy reconocer el círculo o el color rojo no llena sus expectativas creativas así que mejor se dedican a otra cosa, como a tomar helados o a arrancar las plantas del jardín.

 Podría seguir hablando infinitamente de este tema porque, para qué negarlo, me encanta. Pero mejor dejemos en manos de Alberto Royo la explicación sobre lo que trata esta nueva educación y sus “cebos de culebra” para que, como padres, no nos dejemos engatusar y tomemos decisiones acertadas cuando hablamos de formar a nuestros hijos.

 El libro ha sido editado por Plataforma Actual. Habría que ver en qué países lo distribuyen de manera física. Seguro que si entran a la página de Facebook Contra la nueva educación el mismo autor podrá guiarlos. En todo caso, pueden comprarlo digitalmente en varias librerías online. Aquí les dejo el link de Amazon.

Muy recomendable.

La Mamá Oca

  • Alberto Royo

    julio 31, 2016 #1 Author

    Gracias por la valoración y por tu amabilidad, Giuliana. Un abrazo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 Suscríbete

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.