ID-10064066

Mucha gente tiene la idea de que la creatividad es en realidad una capacidad con la que se nace. O la tienes o no la tienes; en otras palabras, no existe en diferentes grados ni formas. Pues muchos psicólogos y educadores han demostrado que esta creencia es falsa. La creatividad es algo que todos poseemos y que podemos desarrollar, aunque en distintas áreas y distintos grados.

Gardner, famoso psicólogo norteamericano, hizo la diferencia entre creatividad con minúsculas, aquellas brillantes ideas que todos experimentamos en algún momento, y CREATIVIDAD en mayúsculas, las grandes contribuciones capaces de generar cambios en un área específica de conocimiento y que ocurren rara vez. Entonces, cuando hablamos de creatividad, la gente inmediatamente piensa en individuos como Newton o Sócrates, aunque ellos más bien representan la CREATIVIDAD.

La capacidad para ver los sucesos desde otra perspectiva, para encontrar soluciones novedosas, esa capacidad que hace la vida más feliz, es también creatividad y todos podemos acceder a ella.

¿Y cómo son las personas muy creativas? ¿Existe relación entre la creatividad y la locura?

La creencia de que la gente muy creativa es excéntrica, está bien extendida y ya desde los tiempos de Sócrates. Él afirmó, de acuerdo al Fedro de Platón, que hay dos clases de locura, aquella que viene de la falta de firmeza en el hombre y la que viene gracias a la liberación divina del alma del yugo de las convenciones y costumbres.

Un estudio elaborado en los EE.UU. analizó las biografías de más de mil personajes relacionados a las artes y encontró que la depresión, el abuso de sustancias, la ansiedad y los trastornos mentales parecen ser más frecuentes en estas personas en comparación con las personas ‘normales’.

Los estudios también han demostrado que mientras más solitaria sea la labor del ‘creador’, este tiene más posibilidades de sufrir de trastornos mentales.

Algunos investigadores creen que los creadores pasan por cambios de estados de ánimo que les permiten reflexionar sobre la culpa, el dolor o la muerte. Estas emociones funcionan como una fuente de inspiración para sus obras. Otros expertos aseguran que a los creadores solitarios les impacta mucho el rechazo y la falta de reconocimiento a su trabajo.

Debido a esto, es importante que la educación de la creatividad esté sumada a la formación integral del individuo. La creatividad debe ir acompañada de una buena educación emocional, formación de la voluntad y educación espiritual. Así, la persona creativa tendrá recursos para hacer frente a las interrogantes que se plantea.

Fuente: Cómo desarrollar la creatividad en tus hijos- Teresa Artola y María Antonia Hueso

Foto: www.freedigitalphotos.net

Otras notas que podrían interesarte:

¿Por qué hay personas tan poco creativas?

Educando en la creatividad: ¿Por qué nuestros hijos necesitan crear?

¿Por qué es importante la creatividad?

 Suscríbete

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.