10 reglas para no tener niños quisquillosos a la hora de comer

educación en la mesa

Parece que los franceses tienen bien resuelto este asunto que a muchos padres nos preocupa: los niños allá comen de todo. Dos periodistas estadounidenses ya han escrito libros sobre cómo en Francia los niños nunca hacen problema a la hora de comer. En este país, los pequeños se sientan a la mesa con sus padres, comen todo lo que se les ponga delante, sin pedidos especiales ni excepciones. ¿Cómo hicieron los franceses para lograrlo?

Karen Le Billon, autora del libro French Kids Eat Everything (Los niños franceses comen de todo), pasó un año en Francia con sus dos hijas y su esposo y vio asombrada cómo niños de 3 años disfrutaban quesos ‘apestosos’ como el roquefort, mariscos como ostras o mejillones y todo tipo de verduras.

¿Cuál es el secreto?

Los padres franceses suavemente obligan a sus hijos a comer alimentos saludables. Esperan que sus hijos coman todo lo que se les sirve, sin quejarse. Les piden que pasen largas horas en la mesa (en la que se espera que se porten extremadamente bien) en lugar de ver televisión o jugar videojuegos. A pesar de esto, los niños franceses piensan que comer es divertido. Y eso no es todo: la tasa de obesidad infantil en el país europeo es una de las más bajas entre los países desarrollados.

“Aprendí que alimentar bien a los niños no tiene por qué ser conflictivo o complicado –cuenta ella en su libro-, también me enteré de que la nutrición y hábitos alimenticios saludables, aunque importantes, no son necesariamente el foco principal”. Según lo que Le Billon descubrió en Francia, disfrutar de la comida es lo más importante, y los hábitos alimenticios saludables son un feliz subproducto.

Este punto de vista (¡la comida es divertida!) permite que los chicos se acerquen a cualquier plato con mucha naturalidad, que les guste experimentar con nuevos sabores y texturas y que se sienten tranquilamente a la mesa con su atención puesta en los alimentos. Si deseas que tus hijos disfruten de una sopa de pescado, de un queso potente, una crema de brócoli o cualquier otra comida a la que le ponían ‘peros’, practica estas 10 reglas en casa:

Regla #1: Papás, nosotros estamos a cargo de la educación sobre la comida (qué y cómo se come en casa).

Regla #2: Evitar comer emocionalmente. (No se premia, ni se chantajea con comida.)

Regla #3: Los papás planean el menú en casa y los chicos comen lo que los adultos comen. Nada de pedidos especiales.

Regla #4: Comer todos juntos, en la medida de lo posible. No tener distracciones como la TV durante la comida.

Regla #5: Comer todos los vegetales (aquí la clave es la variedad).

Regla #6: No tiene que gustarte, ¡pero tienes que probarlo!

Regla #7: No snacks. Está bien sentir un poco de hambre entre comidas.

Regla #8: La comida lenta es comida feliz. (Se debe comer lentamente).

Regla #9: Comer casi siempre ‘comida real’. Sin embargo, un gustito de vez en cuando no está mal.

Regla #10: Recuerda: Comer es divertido, así que ¡a relajarnos!

Foto: www.freedigitalphotos.net

1 comentario en «10 reglas para no tener niños quisquillosos a la hora de comer»

Los comentarios están cerrados.